El Programa Forestal del "C. E. A. S."

Por: Alberto Díaz, Segundo López, Napoleón Jaramillo

Octubre de 1990

Uno de los objetivos importantes del "CEAS" en su año de creación 1960 fue el de promocionar y organizar Cooperativas Forestales para responder a los fenómenos de erosión de los suelos y el deterioro ambiental.

Asi en la época de los años 65 - 70 la Institución se dedicó a la actividad forestal; entre otras acciones, trabajamos con las siguientes Cooperativas forestales: Palmira de Guamote; Libertad y Trabajo de San Juan; La Primavera de Punín; La Esperanza de Chuipi Punín; El pino de San José de Guntus de Guano; Evolución Social de Cebadas; Atahualpa de Cicalpa; Esperanza y Progreso de Juan de Velasco; Transformaciones de San Luis; Unión y Trabajo de Cesel Airón de Cebadas.

Además como una experiencia importante se trabajó con la Federación de comunas del Rosario y las Cooperativas Agropecuarias de la Parroquia Juan de Velasco en el área forestal.

El "CEAS", mediante convenio ha forestado los predios denominados San Vicente, Tepeyac y Santa Cruz de propiedad de la Diócesis de Riobamba; el primero es de una extensión de 40 Has., que sirve de lugar demostrativo y de motivación para los campesinos.

Para el trabajo inicial de forestación el "CEAS" aprovechó los servicios estatales de aprovisionamiento de plantas, quedándole a la institución la tarea de: promoción y organización de Cooperativas, asesoría, transporte de plantas y la capacitación forestal.

Debido a que hubieran dificultades en la dotación de plantas, por la gran demanda de los sectores más pobres (sector mestizo) de la provincia y porque los organismos del estado daban preferencia a los sectores más acomodados, como es el caso de los hacendados y medianos productores, y como una iniciativa de los jóvenes (en ese entonces) del "CEAS", surge la idea de crear un Vivero forestal, como una respuesta a la realidad erosiva de los suelos de la provincia y a la demanda cada vez más creciente de los sectores más marginados.

Es así como en los años 68 hasta el 77 se inicia el desarrollo tecnológico de producción de las plantas forestales, bajo la responsabilidad del compañero Alonso Bustos en terrenos de propiedad de la curia de Riobamba, pagando el arriendo con la forestación de los suelos no agrícolas de la finca. En esta primera fase se contrata al compañero Elías Albán a quién se lo ha capacitado en la producción de plantas forestales, el mismo que siendo fiel a la institución sigue trabajando encabezando un grupo de 12 personas de diferentes edades pero todos de condición social humilde.

A partir del año 1970 el "CEAS", después de una evaluación global de sus programas se define por trabajar con los sectores más marginados en este caso los indígenas, los mismos que no tenían ayuda foránea y al conocer la problemática se define por dar respuesta a las necesidades presentadas y se proyecta con unos objetivos como son: "-Lograr el desarrollo social - económico y cultural del campesino marginado de la provincia; -Proteger y mejorar las tierras del campesino y ayudar a asegurar el futuro de sus recursos agrícolas aumentando sus ingresos, mediante la producción de sus tierras y la explotación del bosque tanto en leña como en madera".

A partir de esta etapa la responsabilidad del vivero recae en los demás miembros de la institución, los mismos que llevan adelante el programa.

Para dar cumplimiento a los objetivos arriba mencionados con ahorros institucionales y la ayuda de C. R. S., en el año 1972 se logra comprar 7.400 m² de terreno en la periferie urbana, lugar donde se instala el vivero forestal del CEAS con la producción de plantas exóticas como son: pinos, eucaliptos y cipreses, las mismas que son entregadas a las comunidades campesinas dando prioridad a las clases marginadas y a precios módicos que estén al alcance de los pobres, en este lapso de tiempo han sido beneficiarios 140 comunidades; cabe indicar que las plantas entregadas no se han donado en ningún momento, dado el caso que no está en los principios filosóficos del "CEAS", podemos indicar que nuestro trabajo de entrega de plantas y siempre en las comunidades lo hacemos a través de organizaciones ya sea comunales, cooperativas o asociaciones etc., mediante pequeños contratos entre el vivero y el grupo, aquí se incluye el transporte de plantas en forma gratuita.

Entre los años 1972 - 1983 se ha atendido a más de 200 comunidades indígenas, en vista de tener apertura y coordinación con otras instituciones ya sea estatales, privadas y colegios; nos facilita las relaciones para contar con sus experiencias y actividades similares, nuestro vivero se ha convertido en campo demostrativo que con frecuencia se realizan prácticas en grupos ya sean campesinos como estudiantes y técnicos de diversas instituciones que requieren de nuestro servicio, como también se hace intercambio de experiencias los mismos que nos motivan a mejorar y continuar sirviendo de acuerdo a nuestras posibilidades.

En la actualidad existe fuerte demanda de plantas de otras provincias a través de instituciones del estado y privadas con las cuales hemos firmado convenios para entregar cantidades considerables de plantas y realizar además la capacitación a grupos beneficiarios del programa forestal.

Como la forestación es cada día más urgente en nuestra provincia, no es solamente la siembra de árboles, nuestro trabajo se complementa con visitas, reuniones de concientización días de campo, prácticas de siembra, podas y sobre todo lograr la confianza de la gente que nos facilite el trabajo para dar respuesta a la problemática.

En algunas comunidades se ha notado un cambio tanto económico como ecológico debido al crecimiento de los árboles tanto en los terrenos laderosos como la protección de los cultivos mediante cortinas rompevientos, como también se va teniendo ingresos de las podas y explotación de algunos bosques especialmente de las cooperativas de iniciación del programa.

Plantas nativas.- Dada la apreciable devastación de la vegetación natural y la importancia que tienen éstas en relación al aspecto ecológico, el CEAS desde hace unos pocos años atrás, viene desarrollando ensayos encaminados a ir elaborando técnicas apropiadas para la reproducción de plantas nativas. Es así como al momento contamos con una apreciable cantidad de plantas nativas que crecen sobre los 3.500 m.s.n.m. y que además son muy conocidas por los campesinos, pero que tienen el riesgo de desaparecer.

Debido al crecimiento muy lento de estas plantas todavía las comunidades no aceptan con agrado, por cuanto los campesinos son inmediatistas y no valoran sus propias plantas que les rodean más bien son sacadas de raíces y sustituídas con plantas exóticas, sin embargo nuestro trabajo es primero demostrar en nuestro vivero, mediante cortinas rompevientos y luego motivar en las comunidades en reuniones y visitas a otros lugares.

horizontal rule

al início de esta páginatop / início de página | © ejw, chevara | 25.06.2004
para homepage del C.E.A.S.
Presentación del C.E.A.S. ] La Mujer en el caminar del "C. E. A. S." ] El pensamiento y la presencia de los indígenas en el " C. E. A. S." ] La "Radio Promoción" en la Provincia de Chimborazo ] Programa de Agua del CEAS ] CEAS: Programa "Escuela y Tienda del Tejido", Tintes Naturales ] [ El Programa Forestal del "C. E. A. S." ] Debemos decir ¡Gracias! Agradecimiento Tú ... Te ... Vas ... ] fotos de visita al CEAS en el julio de 1997 ]